Personaliza. Pon algo de ti

Que nuestro blog sea sobre nuestro voluntariado y las personas a las que apoyamos no quiere decir que tengamos que desaparecer del texto. Tendremos que buscar cierto equilibrio en los protagonismos, pero es bien cierto que poner detalles personales, tus propias impresiones, puede aportar mucho valor.

¿Cómo llegaste a involucrarte en esta causa? ¿Qué dudas te surgen? ¿Has cometido algún error del que podamos aprender? ¿Qué es lo que más te gusta? ¿Te has puesto algún reto personal?

Una forma interesantísima en esa búsqueda del equilibrio de protagonismos es el ejercicio de ponerse en la piel de la otra persona. ¿Qué sentiría si estuviera en esta situación?, ¿recuerdo algo similar?

En este ejemplo, traté de hacerlo con el grupo de mujeres que aprendían a leer y escribir. ¿Qué recuerdos tengo de cuando no sabía leer bien? ¿Era agradable?

¿Qué recuerdos tenéis de cuando no sabíais leer? Yo recuerdo dos especialmente.

Uno. En la cocina de casa. Mi madre allí. Yo, sentada. Fingía que leía. La cabaña del tío Tom. Abría el libro y paseaba los ojos de un sitio a otro. No sé por qué lo hacía. Era un juego tonto.

Dos. En la habitación, con mi hermana. Cómics del pato Donald. Ya sabía leer bastante. Pero no los números. ¿Qué pone aquí? Y la siguiente pregunta era. ¿Eso es mucho o es poco? Mi hermana cansada. Generalmente, respondía. Pero al final acababa abandonando. Recuerdo la frustración por no poder entender todo.

 

Abre tu mente. Sé amable. Ayuda al resto. Y ¡sobre todo! evita salirte del tema (blogs sobre voluntariado):

*