¿Qué cuento?

He participado en decenas de talleres para la creación de blogs. Asistían profesionales, voluntariado y personas en general que luchan contra injusticias. A menudo, cuando a los 5 minutos ya teníamos la herramienta preparada para publicar, alguna cara se giraba. Emitía una clásica pregunta.

¿Qué pongo?

Detectar qué -de todo lo que vives- es interesante para contar a veces cuesta. Por nuestra educación, la mayoría de las personas tenemos poca costumbre a relatar. Además, nos han mitificado tanto este tipo de cosas que nos crea una serie de bloqueos absurdos. Pero, en realidad, la mayoría de las cosas que vives tienen uno o más relatos interesantes.

Existen muchos manuales que pueden ayudarte en este aspecto. Algunas técnicas habituales son:

  • Lluvia de ideas. Individual o en grupo. Se proponen todos los temas que se nos ocurran, evitando comentarios al respecto, sobre todo negativos. Después de un rato apuntando ideas, es entonces cuando se pueden valorar y seleccionar.
  • Mapa de ideas. Apunta una palabra clave y rodéala con un círculo. A partir de ella, escribe otras relacionadas que también sean interesantes. Y, luego, extrae más ideas de las segundas y relaciona todas entre sí con líneas de colores.
  • Elaborar un sencillo esquema. Esta técnica te puede servir tanto para generar ideas como para organizar lo que finalmente contarás en un artículo. En ocasiones, organizando los contenidos de un artículo, te darás cuenta de que quieres contar muchas cosas, así que podrás abordarlas en un próximo artículo.

Mi consejo personal es fragmentar los mensajes. Las anteriores técnicas nos darán decenas de ideas para numeros artículos, no para uno solo.

No tenemos que agotar todas las ideas en un único y extenso artículo. Podemos ir atendiendo cada una de ellas en artículos diferentes. Dosificando lo que contamos.

 

Abre tu mente. Sé amable. Ayuda al resto. Y ¡sobre todo! evita salirte del tema (blogs sobre voluntariado):

*