La plantilla del blog

La plantilla del blog, en inglés theme o template, es una especie de capa de maquillaje. Es la parte estética de tu blog, que está separada de todos (o casi todos) los contenidos del miemos. Así pues, puedes cambiar de plantilla sin temor a perder tus artículos.

Localizar plantillas

Generalmente, los sistemas de creación de blogs suelen ofrecer una galería de plantillas intercambiables.

Sin embargo, también es posible encontrar y utilizar otras plantillas gratuitas en internet. Sólo tienes que hacer una búsqueda. Por ejemplo poner en el buscador “plantillas gratis Blogger” o probar en inglés “free templates WordPress”.

Otra opción es contratar a una persona para diseñe una plantilla totalmente personalizada o aprender a hacerlo.

Elegir la plantilla

Si me lo permites, te apunto mis recomendaciones personales a la hora de elegir una plantilla:

  • Minimalista. Son las más fáciles de editar y, además, el diseño distraerá menos a quienes visitan el blog
  • Gran contraste. Fondo claro y letras oscuras, pero sin colores estridentes. Así se leerá mucho mejor

Instalar la plantilla

Cada sistema tiene su propia forma de instalación. Por ejemplo:

  • Si es una de las plantillas que ofrece el sistema en su galería interna, basta con hacer click en ella y activarla
  • En el caso de que quieras instalar una plantilla externa en Blogger, lo primero que tendrás que hacer es descargarla desde la localización donde la hayas encontrado. Luego tendrás que ir a la pestaña de “Diseño” y cargarla en la parte de “Edición de HTML”
  • En el caso de que WordPress instalado en tu propio alojamiento, aunque en él se pueden elegir infinidad de plantillas, si la que quieres no está en su galería, también tendrás que descargarla. Cargarla en este caso será un poco más difícil. Tendrás que descomprimir el archivo y subir la carpeta con un programa (FTP) al servidor. Tendrás que pegarla en la carpeta “themes”, que está dentro de la carpeta “wp-content”. Luego tendrás que acceder al administrador y activarla.

Aunque los artículos del blog permanezcan, sí que hay unos contenidos que peligran en la instalación de plantillas. Son los elementos que hayas añadido como pie de página (footer), en la cabecera (header) o en las barras laterales (sidebars). En Blogger se conocen como “elementos de página” y en WordPress como “widgets”. Haz una copia si quieres conservarlos.

Editar la plantilla

Bastantes sistemas de blogs ofrecen editores. Son sistemas con los que puedes editar la plantilla que tengas. Esto puede significar varias cosas y depende mucho de la marca que uses:

  • Cambiar la imagen de cabecera del blog
  • Cambiar la tipografía y los colores de cualquier zona de la plantilla
  • Añadir elementos (widgets, elementos de página…) como una imagen, una votación, un vídeo, una caja de suscripción…

Hay sistemas que te permiten cambiar todo en la plantilla, de manera que de una ya creada generes otra totalmente distinta y personalizada.

Por otro lado, hay sistemas que no permiten ninguna edición o personalización en las plantillas.

La posibilidad de editarlas será importante en la medida de que desees personalizar la página y, sobre todo, si necesitas configurar el espacio adaptándolo a una estructura que ya has pensado y valoras como importante.

 

Abre tu mente. Sé amable. Ayuda al resto. Y ¡sobre todo! evita salirte del tema (blogs sobre voluntariado):

*