Construir una estructura

La estructura se refiere a la organización de tu espacio, de tu blog. Podremos tener en cuenta cosas como: las secciones o categorías, las etiquetas o “tags” o la disposición de los elementos en la pantalla.

Esta estructura es modificable y es posible que crezca, se desarrolle y se mejore la estructura que idees al principio.

Secciones o categorías

Muchos sistemas de blogs permiten clasificar temáticamente los contenidos que publicas. Igual que un periódico tiene secciones como “deportes”, “nacional” o “cine”, tú puedes escoger tus propias secciones.

De hecho, hacerlo a veces será beneficioso para mantener el hilo en ciertos asuntos que te importan: si descubres que hay secciones que hace tiempo que no actualizas, probablemente te esfuerces más en dotarlas de mayor contenido.

El uso de secciones también es beneficioso para que tu blog sea más visitado. Los buscadores localizan las expresiones de las secciones de cada espacio y les dan más valor. Por esto es importante elegir cuidadosamente los nombres de las secciones. Un truco es imaginar qué palabras teclearía cualquier persona en un buscador para intentar llegar hasta ese contenido.

Por supuesto, para las visitas que busquen una información muy concreta en tu espacio, serán valiosas unas secciones bien ideadas, con nombres concretos e informativos. Si escribes “para interiorizar”, quizá quede muy inspirador, pero cualquier persona entenderá mejor la palabra “documentación”.

También tendrás que tener en cuenta que es posible que algún día tu blog tenga cuatro mil artículos. Si poco a poco vas creando secciones para clasificarlos, al final acabarás teniendo cientos de secciones. Intenta elegirlas también de forma económica.

Etiquetas o “tags”

Hay sistemas de blogs que permiten crear tanto secciones como etiquetas. Las etiquetas también clasifican los contenidos, pueden funcionar como ayudantes de las secciones, para hilar más fino.

Por ejemplo: haces voluntariado apoyando a trabajadoras del sexo y has publicado la reseña de una película como “Princesas”. Posiblemente la guardes en la sección “cine”, pero puedes añadir las etiquetas “película”, “film”, “prostitución”, “fernando león”, “manu chao”, “princesas”, “madrid”, etc.

Se suelen utilizar bastantes más y más concretas.

Igual que las secciones, también los buscadores tienen en cuenta las etiquetas a la hora de valorar cada sitio, ¡tenlo en cuenta!

Elementos en la pantalla

Además de los artículos que publiquemos, un blog puede contar con muchos elementos importantes que debemos elegir, vamos a anotar algunos:

  • Título del blog. Hay muchos tipos de títulos: informativos, literarios, creativos… Escoge uno que sea atractivo y fácil de recordar. Ten en cuenta que los buscadores también examinarán el título de tu sitio a la hora de posicionar tu blog en los resultados de las búquedas
  • Dirección del blog. Será la dirección (o URL) que deba teclear cualquier persona para acceder al blog. Es recomendable que sea similar al título y corta, para que sea fácil de memorizar
  • Descripción o lema. Posiblemente complemente al título, ayuda a las personas que llegan a nuestro blog a hacerse una idea más clara de lo que van a encontrar
  • Secciones o categorías y etiquetas o tags. Se pueden visibilizar de dos formas principalmente. En cada artículo, mostrar las secciones en las que está clasificado y las etiquetas que has añadido. En un lateral del blog, o en la parte inferior, mostrar el listado de todas las secciones. También podemos visibilizar en un lateral o en el pie las etiquetas, pero si son muchas no es aconsejable mostrarlas en listado. Algunos sistemas aportan soluciones como nubes de etiquetas en las que puedes navegar o muestran sólo las más usadas
  • Identificación personal. Se trata de un texto que presenta a quienes publican en el blog
  • Contacta. Podemos aportar formas de contacto como una dirección de correo-e o un formulario de envío de mensajes. Hay quienes disponen hasta un chat
  • Otros elementos laterales. Existen muchas aplicaciones interesantes (un buscador, una suscripción por correo, traducción…) que también podemos ofrecer y disponer. Hablamos de ellas en el apartado sobre las herramientas.

Todos estos elementos deberían disponerse en el sitio de una forma adecuada, como comentaremos en el apartado de usabilidad, usando los clásicos espacios de un blog: cabecera, menús laterales o pie de página.

¡Respira! Recuerda que todos estos elementos se pueden modificar. No tienes por qué pensar ahora mismo los contenidos definitivos. Posiblemente, muchos cambiarán en el tiempo.

lápizPractica

Dibuja en un folio el boceto de la portada del proyecto en el que estás pensando con los elementos que consideres necesarios.

 

Abre tu mente. Sé amable. Ayuda al resto. Y ¡sobre todo! evita salirte del tema (blogs sobre voluntariado):

*