Uno o múltiples espacios

Carmen, Luis y Dany participaban en un taller de San Fernando de Henares. Trabajaban y hacían voluntariado en una asociación que lucha contra el alcoholismo y sus problemas derivados. En internet, querían compartir el sentido y las actividades de la organización y testimonios de la gente que pasa por estas situaciones.

Pero surgió un dilema:

  • ¿Abrimos un blog de la entidad en general que recopile por secciones los testimonios, actividades y demás?
  • ¿Abrimos un blog de la entidad y otro especializado en testimonios anónimos y ponemos un enlace entre ambos?
  • ¿Abrimos un blog colectivo, el resto individuales y enlazamos entre todos?

Posiblemente puedan surgirte dudas similares:

  • ¿Hablo un blog individual con mi historia como voluntaria?
  • ¿Contribuyo más en la asociación creando un blog sobre sus actividades?
  • ¿Hago sitio al resto del voluntariado para que publique? ¿Hacemos un blog del voluntariado?
  • ¿Hacemos un blog con la gente que participa en las actividades?

Todas estas posibilidades son muy interesantes. Analicémoslas brevemente:

  • Un único blog general supuestamente está más “recogido”, aglutina y desorienta menos
  • Un blog especializado en testimonios posiblemente creará un clima más íntimo para que incentivar que la gente participe con sus propios testimonios
  • El blog de testimonios -si lo lleva una persona muy abierta- incentivará más la participación
  • No tendría sentido abrir dos o más si no hay suficientes contenidos para todos, deberá ser un proceso gradual
  • El blog general de la entidad (o parte de él) podría comportarse como portal de acceso a los distintos blogs que existan

No caigamos en la idea de que la fragmentación de espacios online sólo tiene que tener en cuenta el perfil de las personas. Podemos valorar otros criterios:

  • El tiempo de los proyectos: se puede hacer un blog de un mes para un campamento
  • Los objetivos: se puede hacer un blog específicamente destinado para recabar opiniones y aportaciones para un plan de calidad o para un curso
  • El tono: puede haber un sitio más serio, un espacio más divertido, otro más íntimo, uno más literario…
  • El idioma
  • El lugar: pueden desarrollarse distintos espacios, uno para cada sede
  • Etcétera

Incluso, dentro de los contenidos que una única persona puede aportar en internet, puede desarrollarse una variedad y unos enfoques muy diferentes, por lo que es posible que nos podamos plantear distinguir varios espacios de publicación personal.

Podría ocurrir que tengas inquietudes, experiencias y aficiones de las que también te apetezca publicar contenidos.

En mi caso, este tipo de dilemas me han surgido a menudo. Sobre todo cuando me di cuenta de que en el blog personal estaba mezclando una cantidad enorme y loca de temas: comunicación, voluntariado, activismos, viajes, música, lesbianismo, herramientas de internet, etc. Uno de ellos, precisamente el de herramientas de internet, estaba dirigido a un público muy concreto: personas ligadas a causas sociales o políticas.

Finalmente, y no sin cierta pereza, acabé “mudando” esos contenidos a otro espacio. Me ayudó el hecho de unirme a otras personas que también agregaron sus contenidos en un espacio especializado en este asunto. Así nació Masticable (www.masticable.org).

Aunque participo en otros espacios, ahora mismo estos son mis dos “hogares” habituales: uno especializado en internet para activistas y otro que mezcla muchos otros intereses personales.

Así pues, se nos abren muy diferentes opciones:

  • La posibilidad de mezclar los contenidos en un único espacio
  • La posibilidad de repartirlos en espacios diferentes, temáticos
  • La posibilidad de desarrollar uno o más espacios especializados y otros mezclados
  • La posibilidad de abrir además subespacios especializados con un objetivo concreto, a veces muy puntual

Para llegar a una decisión quizá sea útil valorar:

  • ¿De cuánto tiempo disponemos para atender estos espacios?
  • ¿Cómo clasificaremos y organizaremos todos estos contenidos?
  • Si organizamos varios sitios, ¿habrá algún enlace entre ellos o necesitaremos quizá incluso separarlos y que no los relacionen?
  • Si ya estábamos desarrollando un sitio con determinados contenidos y ya está obteniendo bastantes visitas, ¿nos interesa aprovechar esa visibilidad o nos vamos a esforzar por construir un sitio que, en un principio, quizá no obtenga tanta atención?
  • Quizá nos apetezca desarrollar un sitio especializado porque pensamos que estará más organizado y a la gente no le interese el resto de contenidos
  • Quizá realmente lo que nos apetezca es precisamente “incidir” en esas personas atraídas por otros tipos de contenidos (ciertas aficiones, conocimientos…) pero que no conocen apenas el mundo del voluntariado en el que te has involucrado

Son muchas las posibilidades y combinaciones. Busca la tuya.

 

Abre tu mente. Sé amable. Ayuda al resto. Y ¡sobre todo! evita salirte del tema (blogs sobre voluntariado):

*