Partir de la gente

Sal de casa. La comunicación se hace más allá del ordenador, tu habitación, tu clase, tu trabajo o una redacción. Es preocupante cuando quienes comunican (sean o no periodistas profesionales) no salen a la calle.

En nuestro caso, como voluntarias y voluntarios, hablaremos con la gente que participa en las actividades, con la comunidad, la gente que trabaja en la organización y cualquier persona relacionada con nuestra causa.

Esto es lo que Mario Kaplún llamaba prealimentación. Antes de empezar a escribir, a elegir temas, parte de la gente. Busca temas entre la gente con la planeas establecer la comunicación. La comunicación no comienza hablando, sino escuchando.

Ten en cuenta que la paciencia es importantísima, ya que la participación es un proceso que no se da de un día para otro. No se produce por generación espontánea: hay que estimularla.

Quizá en un primer momento no salgan ideas interesantes, pero la intención es generar una costumbre. Pero deben tener claro que quizá el primer paso sea sólo consultarles los temas que les interesa o preguntarles algo para transmitirlo, pero el siguiente puede ser perfectamente que participen y decidan en la elaboración de los mensajes y el blog.

En el caso de que hayas obtenido ideas en esa consulta para tu blog, priorízalos. Son los temas que le importan a la comunidad, los que buscarán y los que les preocupan.

Elaborar el blog desde diferentes espacios puede ser una buena idea para este proceso. Convoca reuniones en diferentes sitios: una casa, un local que dé a la calle, un banco del parque, la estación de autobuses, el mercado, esa plaza donde coincide todo el mundo…

Otra posible solución sea la de pasar un cuaderno (o más) entre varias personas: el resto de voluntariado, por ejemplo. Allí podrían apuntar sus opiniones, cual diario colectivo, para que luego las publiques en el blog.

Esto es algo que hicimos en una experiencia de voluntariado en la India en la que no podíamos organizar el tiempo disponible para que todo el mundo pudiera acercarse a un cibercafé a publicar sus artículos.

Hay casos en los que las personas que quieran participar no podrán conectarse a internet aunque quieran. En experiencias con trabajadoras sexuales y, sobre todo, con personas en cárceles, hay gente voluntaria que se esfuerza por proyectar o imprimir los contenidos del blog y los comentarios y repartirlos. O pegarlos en una pared o un tablón. Así pueden consultarlos y continuar la conversación en papel para que luego el voluntariado lo publique en digital.

En estos casos, cuando las colaboraciones se realicen en papel, si se disponen de recursos para hacerlo, es muy recomendable fotografiar o escanear la aportación. De esa manera, las personas que la lean se encontrarán con la letra real de la persona e incluso los dibujos que hayan agregado. Dará mayor cercanía y veracidad a nuestro blog.

 

Abre tu mente. Sé amable. Ayuda al resto. Y ¡sobre todo! evita salirte del tema (blogs sobre voluntariado):

*