Algunas pistas para captar la manipulación

Manipular o sesgar la información es la tendencia (real o supuesta) a presentar determinadas noticias de forma poco equilibrada.

Esa manipulación puede favorecer -por ejemplo- a determinados grupos étnicos, empresas, clases sociales o ideologías.

Algunas formas de manipular a las que podemos estar atentas son:

  • Mentir. La mentira puede corresponder a toda una noticia o sólo a algunos datos de una información.
  • Omitir la verdad. Ocultar parte o toda la información.
  • Distraer. Centrar la atención en unos asuntos restando importancia a otros.
  • Provocar problemas para ofrecer soluciones. Por ejemplo: promover la violencia para luego dictar leyes de seguridad que recortan los derechos.
  • Transformar lo anormal en habitual. Si unas condiciones injustas de trabajo o una situación de violencia entre pueblos como el palestino y el israelí se sostienen durante años, el público acaba equiparando lo habitual con lo normal.
  • Diferir las consecuencias. Presentar un hecho como duro pero necesario. Por ejemplo para imponer la paz en un país es necesaria una guerra.
  • Atacar a las emociones antes que a la reflexión. No utilizar argumentos racionales, sino provocar miedos, temores o deseos en el público.
  • Mantener al público en la ignorancia. Por ejemplo: no explicando de qué manera funcionan y se financian los medios, qué influencias tienen las y los políticos o utilizando un lenguaje demasiado técnico para sobre la economía o las leyes.
  • Promover la mediocridad. Aceptar como bien vistas la falta de cultura y las actitudes pasivas como el apolitismo.
  • Provocar culpabilidad. Hacer que el público se sienta culpable de la situación para evitar que se rebele.
  • Dirigirse al público como personas de corta edad. Es probable que si nos dirigimos a una persona adulta con un mensaje pensado para alguien de 8 años, ésta tenga una reacción similar a alguien de esta edad.

Fuente: estrategias de manipulación.