El peligro de una sola historia

chimamanda adichieLa escritora nigeriana Chimamanda Adichie cuenta que, cuando comenzó a escribir de muy joven, construía el mismo tipo de historias que leía. Todos sus personajes eran blancos y de ojos azules, comían manzanas y jugaban en la nieve, como los personajes de las novelas a las que tenía acceso.

Y esto a pesar de que vivía en Nigeria y nunca había salido del país. No conocía la nieve, comía mangos y su piel era oscura.

“Creo que esto demuestra cuán vulnerables e influenciables somos ante una historia”, señala Adichie.

En su infancia, estaba convencida de que en los libros sólo podía haber extranjeros. Narraba cosas con las que no podía identificarse.

Más tarde, descubrió los libros africanos: “Me di cuenta de que personas como yo, niñas con la piel color chocolate, también podían existir en la literatura”, recuerda.

Su descubrimiento de los libros africanos la salvó de conocer sólo una historia sobre cómo son los libros.

Su experiencia nos advierte de que, si sólo escuchamos una historia sobre una persona o un país, corremos el riesgo de caer en una incomprensión grave.

Precisamente, las personas que hacemos voluntariado o que, en general, nos involucramos de alguna forma en alguna causa, conocemos muchas otras historias. Relatos diferentes. Noticias y protagonistas que no aparecen en lo que nos cuentan diariamente los medios de comunicación.

Tú tienes algo que contar. Hazlo. Cuéntalo.

cursor Fuentes
Vídeo “El peligro de una sola historia” con Chimamanda Adichie
http://www.ted.com/talks/lang/spa/chimamanda_adichie_the_danger_of_a_single_story.html

 

Abre tu mente. Sé amable. Ayuda al resto. Y ¡sobre todo! evita salirte del tema (blogs sobre voluntariado):

*